viernes, 23 de junio de 2017

¿ SIESTA MADRILEÑA ?



En el Siglo VI, San Benedicto, convencido de que los monjes de su monasterio únicamente serían capaces de llevar a cabo los trabajos encomendados para servir a Dios si el día estaba convenientemente organizado, llegó a ordenar a sus monjes que construyeran relojes de pared con el fin de poder contar las horas y guardarles así en sus deberes. San Benedícto adoptó el horario romano e implantando una norma, en virtud de la cual, a ciertas horas se exigía a los monjes que trabajaran, se entregaran a la oración o cesaran en sus actividades para comer o descansar. Todo esto formaba parte de la rutina diaria. Respecto a las divisiones horarias, la sexta correspondía al mediodía y en los monasterios benedictinos era la hora de recogerse para descansar, lo que habitualmente incluía una breve cabezada, o en otras palabras una siesta.


martes, 20 de junio de 2017

MADRILEÑISMOS

Madrid tuvo su propia manera de hablar que poco a poco fue diluyéndose en el tiempo para terminar desapareciendo.
Este es un pequeño homenaje a aquellos que las usaron.


Buir ............... afilar
Conchavarse.. ponerse se acuerdo para algún fín
Jollín ............   gresca
Magoya ......... tonta
Magoy ........... tonto
Ñasca ............ nada
Llenar la canasta . Agotar la paciencia
Caneo ............ burla
Chuflarse ....... burlarse
Gabrieles ........ garbanzos
Borbollar.......... erupción del agua de abajo de abajo a arriba
Órdago ........... excelente, de superior calidad
Trapatiesta ..... riña, alboroto
Martingala....... artimaña, artificio para engañar
Filfa ................. algo falso


sábado, 10 de junio de 2017

CALLE DE LA SALUD



Los orígenes del nombre de esta calle se remontan a los tiempos de los Reyes Católicos.
Al parecer cuando la peste bubónica diezmaba la Villa, los que vivían en esta calle sobrevivían a la epidemia aislándose del resto de la población. Llegaban al extremo de alimentarse únicamente con las verduras que ellos mismos cultivaban y de los animales de sus propios establos.
Tras la epidemia la gente empezó a llamar a esta zona de la Villa el barrio de la salud y cuando se construyeron, la calle resultante adoptó el nombte actual. Además, una de las primeras fuentes de agua potable de la Villa se situó en esta calle. Su situación la hizo famosa ya que curaba enfermedades.


miércoles, 7 de junio de 2017

LA BIBLIOTECA NACIONAL

SABIAS QUE:


La Biblioteca Nacional está construida en el solar de lo que fue la huerta de San Felipe Neri?
Que desde tiempos de Felipe IV los libros que formaban la biblioteca de la Reina Madre en el Alcázar se vieron obligados a trasladarse continuamente?
Que primeramente se instaló en la calle del Tesoro hasta 1809, pasando luego al convento de la Trinidad; más tarde llevada a la casa del Almirantazgo, antiguo palacio se Godoy, en la calle de Bailén y, después, a la plaza de la Encarnación, desde donde, por fin, fue a parar en 1892, a la actual sede de Recoletos?.


jueves, 25 de mayo de 2017

LA FUENTE DE APOLO


Fue una de las divinidades principales de la mitología greco-romana, uno de los dioses del Olimpo. Era hijo de Zeus y Leto, y hermano mellizo de Artemisa, y posiblemente después de Zeus fue el dios más influyente y venerado de todos los de la Antigüedad clásica.


De todas fuentes existentes en el Paseo del Prado, esta es la más desconocida.
Primera en popularidad es La Cibeles, la segunda es Neptuno, y la tercera es la que hoy nos ocupa, la Fuente de Apolo o de las Cuatro Estaciones.


Debido a la importancia del proyecto, en su ejecución participaron y compitieron diversos escultores. El modelo final se encarga a Manuel Álvarez en 1781, pero no llega a concluir la figura de Apolo, al morir en 1797. El monarca Carlos IV y su esposa aceleraron la ejecución de la obra porque deseaban inaugurar el monumento con motivo de la boda del entonces príncipe de Asturias, y después rey Fernando VII, con María Antonia de Nápoles. Finalmente, la fuente de Apolo se terminó en 1802.


Esta estatua del dios de la música está considerada como una de las mejores obras clásicas erigidas en España por la elegancia en las proporciones y la captación del gesto divino y el equilibrio. Apolo aparece portando una lira y acompañado por las esculturas alegóricas de las Cuatro Estaciones, ya que, como dios del Sol, de él depende el nacimiento y tránsito de las estaciones.

La Fuente consta de dos pilones, con un cuerpo central, con fuentes de las que mana agua de dos máscaras representando a Circe y Medusa. En el cuerpo central están las esculturas de las Cuatro Estaciones. En la parte central el escudo del Oso y  el Madroño, símbolos de la Villa y Corte.

La Primavera está simbolizada por una joven con flores , representando el nacimiento del año.

El Verano simbolizado por una mujer con una hoz en la mano, representando la siega de los campos.

El Otoño simbolizado por la figura de un hombre con uvas en las manos.

El Invierno simbolizado por un ancinano como final del año y de la vida.




martes, 23 de mayo de 2017

LLEGA LA PESETA

Carlos III  había creado el Banco de San Carlos para descontar los pagarés que eran emitidos por el propio Estado. Un escándalo financiero, con acusaciones de fraude dieron al traste con la entidad, siendo sustituida en 1829 por el Banco de San Fernando.


En 1844 por inspiración del marqués de Salamanca, se funda el Banco de Isabel II, que, fusionado en 1856 con el de San Fernando, da lugar al Banco de España, autorizado para emitir papel moneda, privilegio que compartió con diecinueve entidades situadas en las principales ciudades españolas, hasta que en 1874 le fue otorgado con carácter exclusivo, siendo ministro de Hacienda José Echegaray, matemático, ingeniero de caminos y prolífico autor de dramas en verso que le valieron el Premio Nobel de literatura.

Las monedas tenían un valor real intrínsico, según su peso en oro y plata, de manera que el papel moneda podía ser canjeado en el banco por monedas de igual valor, de ahí la fórmula mantenida hasta mediados del siglo XX, "El Banco de España, pagará al portador la cantidad de..."


Reinando Isabel II comienzan los trabajos para la racionalización del sistema monetario en base a la peseta ( cuyo nombre proviene según parece de unas acuñaciones catalanas de fracciones del peso), formalmente implantado por el Gobierno revolucionario de 1868.


El "peso duro" valía cinco pesetas y el "real" la cuarta parte de una peseta. Se establecieron monedas fraccionarias de diez y cinco céntimos en cobre, con la efigie de un león, y ahí salió el gracejo madrileño que las motejaron como "perra grande y perra chica."

Así somos.





jueves, 11 de mayo de 2017

¡ QUE TRAJÍN !

Desde luego que España es diferente

Basílica de San Francisco el Grande (foto propia)

En 1869, las Cortes Constituyentes pensaron transformar el templo de San Francisco el Grande en Panteón Nacional por acuerdo unánime. La discordia llegó en seguida, al tener que seleccionar los huesos ilustres que habían de ocupar los doce primeros sepulcros. Se estableció de muchos cabildeos, una primera lista que comprendía más de cincuenta nombres consagrados.

" ¿Qué te parece la candidatura que han presentado los liberales? No figuran en ella más que anticlericales y progresistas. Eso no se puede consentir, pues intentan, como siempre, manipular la historia. Nuestro grupo se opondrá con todo su peso parlamentario. ¿Quién duda que Mengano es una gloria nacional? Pues no quieren que se le seleccione" (decían los unos poniendo el grito en el cielo y engolando la voz)

"Es de verdadera risa la serie propuesta por los retrógrados. ¿Y esos son glorias nacionales? Medianías de segunda fila, nada más. ¿Dónde se va a comparar un Lope con un Caldeón o un Campomanes con un Gravina? ¡ Basta ya de cerrazón por parte de esos señores amantes de las cadenas y del oscurantismo !  ¡Que no nos impongan sus antiguallas ! Desde luego que esta vez no se saldrán con la suya" ( afirmaban convincentes y acalorados sus adversarios políticos).

Que éstos, que si los otros, seguían en feroz controversia. Intervino el presidente de la Cámara para intentar un consenso (entonces se decía "pasteleo"), pero no tuvo éxito el empeño a pesar de sus esfuerzos y de las numerosas reuniones que mantuvo para ello. Ante la situación se determinó que lo que procedía era votar. Se convocó a los señores diputados, que fueron depositando su voto. ¿El resultado? Fue éste:

-Juan de Mena
-Garcilaso de la Vega
-El Gran Capitán
-Alonso de Ercilla,
-Juan de Lanuza
-Ambrosio Morales
-Francisco de Quevedo
-Pedro Calderón de la Barca
-Marqués de la Ensenada
-Ventura Rodríguez
-Juan de Villanueva y,
-Federico Carlos Gravina

Ninguno de ellos fue seleccionado por unanimidad.. y ahora llega lo chusco final . Los elegidos no llegaron a ocupar su sepulcro porque los sepulcros... NUNCA FUERON CONSTRUIDOS.

Entrada al Panteón de Hombres Ilustres (foto propia)

Frustrado así el proyecto, durmió el sueño de los justos durante unas décadas. De nuevo surgió la ocasión de ponerlo en práctica, al iniciarse el nuevo siglo, precisamente, en 1901, cuando desde la vieja iglesia de Atocha, se trasladaron al ya erigido Panteón de Hombres Ilustres, anejo al nuevo templo, los restos de los generales Palafox, Castaños, de la Concha y Prim, enterrados allí por su calidad de directores del Cuerpo de Inválidos, más los de Ríos Rosas, y a los que seguidamente se fueron incorporando, en nuevos enterramientos, los restos de otros políticos de la época contemporánea.

(Esta manía de los españoles de siempre de no dejar tranquilos a los muertos hace que se iniciase el éxodo de ilustres militares de Atocha, como son Prim, Castaños y Palafox, reclamados por distintas ciudades españolas.) Entonces, ¿quién sigue aquí?, y ¿hasta cuando? A la primera se puede contestar con seguridad, y a la segunda, tan sólo con un: ¡quién lo sabe!

Los aquí enterrados en panteones individuales:

-Canalejas
-De la Concha, marqués del Duero)
-Eduardo Dato
-Ríos Rosas
-Cánovas del Castillo

En el patio central se halla un enterramiento conjunto para seis políticos liberales:

-Calahorra, Argüelles, Martínez de la Rosa, Mendizábal, Muñoz Torrero y Olózaga.


Leyendas y Anécdotas del Viejo Madrid de Francisco Azorín. Ed. El Avapiés