sábado, 19 de agosto de 2017

LA GRAN VIA

Fotografías realizadas, de la Gran Arteria madrileña ,entre 1927/36 por Antonio Passaporte, extraídas del archivo Loty del F.P.H.


lunes, 14 de agosto de 2017

DON SANTIAGO Y EL RETIRO

SABIAS QUE:

 En el Paseo de Venezuela del Parque del Retiro hay una escultura que pretendía ser homenaje a Cajal, pero de la que el Nobel renegó?. Obra del escultor Victorio Macho, (Palencia, 23 de diciembre de 1887-Toledo, 13 de julio de 1966) realizado en piedra granítica y bronce. Macho representó a Cajal reclinado, con manto y el torso desnudo, como un estóico heleno.

La obra  no fue del agrado de Cajal, que comentó irónicamente al verla: “Yo nunca me he desnudado ante ningún hombre”.  La escultura fue inaugurada en el año 1926 por el Rey Alfonso XIII, en un gran acto oficial al que Cajal no asistió.

Una vez inaugurado el monumento, Cajal no volvió a entrar en El Retiro, que había sido su parque favorito. Pese al desagrado de Cajal, la obra escultórica de Macho se hizo muy popular porque fue reproducida en el reverso de los billetes de 50 pesetas emitidos por el Banco de España en 1935, el año que siguió a su muerte.

sábado, 12 de agosto de 2017

EL HOSPICIO UN RELATO TRISTE

Situándonos a principios del Siglo XX.

..."Y comenzó para Isidro Maltrana la vida de asilado:


Y una existencia de sumisión, de disciplina, endulzada por el estudio...
Así pasaron los años, amoldándose Isidro de tal manera a su nueva existencia, que sólo en los días del paseo se acordaba de que tenía una madre fuera del Hospicio, grupos de mujeres pobres, se estacionaban en la acera del Tribunal de Cuentas, frente a la portada churrigueresca del Hospicio, grupos de mujeres pobres con niños de pecho, viejos obreros, y una nube de muchachos, que entretenían la espera la espera plantándose en medio del arroyo para "torear" a los tranvías, esperándolos hasta el último momento: el preciso para huir y no ser aplastados:

Eran las familias de los chicos del Hospicio. Las madres venían de los barrios más extremos de Madrid: lavanderas, traperas, viudas de trabajadores, mendigas, todo el mujerio abandonado y mísero. Se trataban como amigas al verse allí todas las semanas.

Esperaban la vuelta de los asilados, que al principio de la tarde habían salido a pasear por las afueras...."

La Horda de Vicente Blasco Ibáñez

jueves, 10 de agosto de 2017

LAS CASA DE CORDERO




Benito Pérez Galdós, en la novela Los ayacuchos perteneciente a los Episodios Nacionales, describe así a Santiago Alonso Cordero y su proyecto: “…no abandona por nada del mundo la etiqueta popular de sus bragas de maragato. Es un hombre risueño y frescote, con cara de obispo, de maneras algo encogidas, en armonía con el traje castizo de su tierra, de hablar concreto, ceñido a los asuntos. Se enriqueció, como usted sabe, en el acarreo de suministros, y hoy es uno de los primeros capitalistas de Madrid. Ha comprado el solar de San Felipe, inmenso ejido polvoroso, para construir en él una casa que allá se irá con El Escorial en grandeza, y será la octava maravilla de la Corte. Da pena ver las tristes ruinas, el despedazado claustro, los escombros del mentidero y las covachas. Ha dicho hoy Cordero en la mesa que propondrá al Ayuntamiento el derribo total de la Puerta del Sol, para hacerla de nuevo con mayores anchuras, a fin de dar cabimiento al paso de tantísimo coche como ahora rueda por estas calles”.

LA LEYENDA:

Imaginaros que fueseis tan afortunados como para ganar simultáneamente todos los premios "gordos" de la lotería nacional. Y que cuando fueseis a recoger vuestras ganancias, imaginando los posibles lujos y caprichos que podríais concederos, os comunicaran en Hacienda que nos os iban a pagar porque la cantidad era demasiado elevada y no podrían afrontar el pago.

Eso es exactamente lo que le pasó allá por el siglo XIX. Merced a este sistema, se construyó en la Puerta del Sol uno de los edificios más conocidos de la ciudad, La Casa de Cordero.
Era con diferencia el mayor edificio de apartamentos, completado en 1845.

El edificio también era conocido como la Casa del Maragato, ya que esta propiedad era propiedad de un lugareño, ahora establecido en la Corte, procedente de aquella comarca cerca de Astorga.


domingo, 23 de julio de 2017

ROSAS AZULES


María Paz Martínez Unciti, nació en Madrid en 1918. Conocida familiarmente como Mari Paz Unciti. Hija del Jefe Militar, Ricardo Martínez Unciti, quien no satisfecho con su Servicio a las Armas fue, además, Profesor, Matemático, Arquitecto y  Escritor... Su esposa Agustina, se dedicó en alma y vida a un hogar de diecinueve hijos, de los que Mari Paz era la pequeña. El Militar formó parte de los llamados “Últimos de Filipinas”, e intervino en la Guerra de Marruecos. A los 74 años murió este hombre de Armas y Letras, sin querer servir a la república cuando enarbola la bandera tricolor. Su familia sigue adelante con toda la fortaleza heredada del padre.


   De apariencia delicada, su firmeza interior la mueve a volcarse en una lucha incesante por España y los españoles perseguidos. En Madrid todo empieza a convertirse en hambre, miseria, asesinatos, muerte... Para luchar contra la antiespaña, se crea el llamado Socorro Azul, también conocido como Auxilio Azul, integrado por mujeres que no tardarán en alcanzar el número de seis mil. No llega a ser organizado oficialmente hasta pasado noviembre de 1936.

El Socorro Azul prestó un gran servicio, y fueron millares las vidas salvadas por éste. Por otra parte, su contribución a la victoria no fue pequeña, teniendo en cuenta el gran volumen de evadidos de zona roja que ingresaron en el Ejército Nacional. Las tareas a las que se dedicaba el Socorro Azul eran las de conseguir fondos, para lo cual hacían todo tipo de tareas: ocultar evadidos, proporcionar documentos, alimento y escondrijo, visitarlos y llevarles noticias, etc. Como la cifra de los perseguidos ocultos aumentaba, el Socorro Azul organizó dispensarios. No es necesario hablar de los riesgos continuos que corrían las mujeres del Socorro Azul.

   Mari Paz, acompañada de su hermana mayor, Carina, piden limosna, buscan escondrijos, colaboran en las fugas, van a las prisiones, jugándose la vida una y otra vez. Como ellas otras mujeres, pocas al principio, se juegan la vida en esta retaguardia. Durante el trágico final del Cuartel de la Montaña, Carina y María Paz se encuentran en el balcón de su casa, en la calle de Santa Isabel, y desde el mismo presencian la barbarie y el ensañamiento de los milicianos rojos hasta con los muertos. Desvalijándolos, pisoteándolos, arrastrando sus cadáveres por la Gran Vía madrileña.

El 30 de octubre de 1936, Mari Paz acompaña a un muchacho perseguido, Emilio Franco, un estudiante de su edad, para ocultarle en la Embajada de Finlandia y evitar así que le asesinaran . El muchacho también sería detenido y asesinado. Son los días en que las cunetas de España, especialmente en Madrid, comienzan a poblarse con los cadáveres del tiro en la nuca y las embajadas extranjeras se convierten en refugio seguro para algunos afortunados. Los dos fingen ser una pareja de enamorados pero son apresados y Mari Paz conducida a la Checa del Comité Provincial de Investigación Pública, la tristemente conocida como Checa de Fomento, que se distinguió en el robo y el asesinato de hombres, mujeres y niños. Esta checa era el brazo ejecutor de tan siniestro comité, al que el Director General de Seguridad, Manuel Muñoz Martínez, de la Izquierda Republicana de Azaña y grado 33 de la masonería, había entregado licencia para asesinar a cualquier persona.

   El “tribunal” estaba formado por representantes de los partidos y sindicatos del Frente Popular, que hacían turnos de ocho horas ininterrumpidamente. Especialmente intensos eran los turnos nocturnos, que eran los preferidos por los milicianos para cometer las ejecuciones. . En este siniestra checa se encuentra también una monja escolapia, la Madre Cándida, Escolapia, Profesora de la apresada que será la que más tarde revelará a su familia el martirio y los últimos momentos de la hija y hermana.

La farsa de juicio de Mari Paz se realizó la misma noche de su detención. Las tres malas bestias encargadas de juzgarla eran miembros del PCE. En realidad, no es un juicio, sino un interrogatorio en que tratan de intimidarla para que delate a sus camaradas. Fue interrogada hasta la saciedad, insultada, vejada… Sin embargo, Mari Paz calla, rezando en silencio. Su fatídico destino está sellado cuando le muestran su ficha de militante de la Falange. Es encarcelada por intentar salvar a un “fascista” introduciéndole en la embajada. No tiene escapatoria.

  Poco después, unos milicianos se llevan a Mari Paz en un camión, junto a otros presos, hasta el Cementerio de Vallecas, donde los representantes de la democracia republicana la apean. Allí morirá asesinada, fusilada en las tapias del Camposanto,

domingo, 16 de julio de 2017

UN JARDIN ESCONDIDO

En la actualidad el jardín mantiene su estructura original, si entras por la calle del Rollo nada más bajar por las escaleras te encuentras con la fuente original llamada Fuente de la Priora,el jardín incluye una graciosa fuente del siglo XVIII procedente de París, de la que brota un chorro de agua que baña unos deliciosos querubines de bronce, con una inscripción a los pies que delata la autoría de la obra y sitio de creación "Fonderies d´Art du Val d´Osne 58, rue Volataire. Paris”  “Fundiciones de arte de Val d´Osn, calle Voltaire 58. París”, 

El jardín está dividido en calles que forman pequeños parterres (parcelas ajardinadas) delimitados por setos y dentro de estos parterre hay diversos árboles. En la calle de la derecha que parte desde donde se encuentra la farola, ubicada en el centro de los parterres, hay un banco si te sientas y fijas la vista por encima de la tapia se puede observar la cúpula de San Andrés y los tejados del Madrid de los Austrias.

Según el Antonio Velasco Zazo, cronista madrileño, antes de la guerra civil de 1936 existían en él un cenador y una fontana.



domingo, 2 de julio de 2017

PATRIMONIO PERDIDO


Calle Goya 10. El Palacio de Villapadierna se levantó en el denominado Ensanche de Madrid, ocupando parte de la manzana 229, entre las calles de Goya, Lagasca y Claudio Coello. Los condes de Villapadierna decidieron en 1892 llevar a cabo su construcción como residencia privada.Tras la aprobación del “Plan Castro” de 1860, los terrenos en los que se edificó la casa del palacio, hasta entonces calificados como tierras de labor, adquieren la consideración de finca urbana, y formarán parte del barrio de Salamanca, una de las zonas más elegantes del nuevo Madrid de finales del siglo XIX.


El arquitecto encargado del proyecto fue el leonés Juan Bautista Lázaro, que logrará una admirable síntesis entre la modernidad y tradición dentro del más puro eclecticismo de la época.

Tras la Guerra Civil en 1940, el nuevo Instituto Femenino de Enseñanza Media “Beatriz Galindo” de Madrid, se instalará en el Palacio de Villapadierna. Desde entonces éste se convertirá en sede temporal del recién creado instituto, hasta el 9 de noviembre de 1944, fecha en que el Ministerio de Educación Nacional decretará su expropiación forzosa pasando a ser desde entonces su sede definitiva.

Fuente Mad Madrid