viernes, 29 de junio de 2018

MADRID DE NOCHE

Serie de fotografías tomadas, entre los años 1953 y 1954, por J. M. Pando Barrero, extraídas del fondo Pando de la F. P. H.

Año 1953 Escaparate Radio Alfa-Yebenes
Año 1953 Escaparate de la calle de Hortaleza
1953 Escaparate Av.de José Antonio
Año 1954 La Av.de José Antonio iluminada
Año 1954 Calle de Alcala y Av.de José Antonio iluminadas

viernes, 15 de junio de 2018

DOS MELLIZOS Y UNA LEYENDA

Esta historia comienza en la localidad de Carrión de los Condes en tiempos del rey Felipe IV, allí en un convento había una monja muy nilagrera por nombre sor Luisa, quién probto alcanzó mucha popularidad entre las gentes de los contornos. No tardó la Inquisición en tomar cartas en el asunto y, desde Valladolid, envió gente para detenerla y llevarla a la ciudad castellana para que prestara declaración. La detuvieron y, oor el camino, realizó algunos prodigios;  el que más sobresalió fue en una venta, donde encontró a dos pequeños mellizos con su madre, a la que se le había retirado la leche, estando los críos a punto de fallecer de hambre; entonces la monja consiguió que los pechos maternos se colmaran. El suceso llenó de admiración a los que allí se encontraban, pero no convenció  a sus guardianes. Aprovechando un descuido, sor Luisa huyó, pero enseguida fue encontrada y conducida a prisión, donde algunos años más tarde falleció. La madre de los mellizos regresó a Madrid, donde prontamente falleció unos de los mellizos; el otro más adelante contaría a las gentes el hecho prodigioso ocurrido en su infancia, y considerándole un elegido, empezó a recibir cuantiosos donativos, adquirió un importante capital en tierras y dinero. A su muerte, cedió el terreno de su casa a la cofradía del Santísimo Sacramento, dejando además una importante cantidad para misas por su salvación y especialmente, por la de su hermano.

Para saber más : Leyendas y anécdotas del viejo Madrid de don Francisco Azorín

sábado, 9 de junio de 2018

LA LEYENDA DE LAS MONJAS ENDEMONIADAS

El convento de San Plácido se encuentra a muy pocos metros de la plaza del Callao. Muchos habréis  pasado frente a sus muros, pero  muy pocos conocéis  la leyenda de misterio y demonios que se esconde de puertas para adentro. El halo de santidad que tiene ahora contrasta con el pasado diabólico que se le adjudicó en la corte de Felipe IV.
Este convento fue en su día escenario de todo tipo de rituales exorcistas, debido a las continuas agresiones que las monjas sufrían por parte de seres infernales. Diferentes episodios de esta índole lograron que en aquella época se conociera a esas religiosas como las «endemoniadas» de San Plácido.
Varias historias y leyendas pusieron en  el punto de mira al convento. Al poco de fundarse, comenzaron a escucharse rumores en la corte de que varias monjas habían sido poseídas por el demonio y que se las había visto tiradas en el suelo, con convulsiones y blasfemando a gritos.Todo comenzó cuando una joven novicia dio la voz de alarma al comenzar a realizar actos extraños, como dar voces y hacer gestos obscenos impropios de un religiosa. El confesor fray Juan Francisco García Calderón, comenzó a preocuparse por la situación, Y  determinó que la joven estaba poseída por el diablo. Por este motivo se le practicó un exorcismo de urgencia que no dio buenos resultados: no sólo se pudo curar a esta hermana, si no que además otras veintiseis corrieron con la misma suerte.
El asunto llegó a extremos tan alarmantes que todas las moradoras de San Plácido, exceptuando a cuatro, cayeron bajo la influencia del Maligno. Los rumores llegaron pronto al Inquisidor General, don Diego de Arce de Reynoso, que abrió un largo proceso. Éste culminó en 1631 al dictarse prisión perpetua, ayunos y disciplinas para el confesor fray Juan Francisco García Calderón, que tras el tormento se autoinculpó de haber cometido actos pecaminosos con las monjas. Por su parte, la priora fue desterrada, mientras que la comunidad con el resto de las monjas fue repartida para evitar que los hechos se reprodujeran en un futuro.

Otro hecho sobre este convento lo podéis ver en la entrada publicada en este blog,  el día 8 de enero de 2017
con el título: EL CRISTO DE VELAZQUEZ

viernes, 8 de junio de 2018

CASA PALACIO BRUNO ZALDO

Bruno Zaldo y Rivera nacido en  Pradoluengo, 6 de octubre de 1836 fallecido en la misma localidad el 28 de agosto de 1916 fue un político, banquero y comerciante español, diputado y senador de las Cortes de la Restauración durante el reinado de Alfonso XIII.
Emigrante en México donde triunfó como financiero, volvió a España siendo uno de los fundadores del Banco Hispano Americano. Diputado y Senador en el periodo de la Restauración.
Encargó al arquitecto Eduardo Adaro, (que ya había trabajado para él en la construcción de fincas en las calles Juan de Mena y Felipe IV), en 1901-1903 la construcción de su casa palacio en la calle de Alfonso XII número 26, al lado del Casón del Buen Retiro,  compuesto de sótano y tres plantas destacando los balcones clasicitas y unos miradores modernistas.

miércoles, 6 de junio de 2018

EL PRIMER BORBON MADRILEÑO

Luis I, el Bien Amado, primer Borbón nacido en Madrid, vio la luz el 25 de agosto de 1707 en el palacio del Buen Retiro. Hijo de Felipe V y de María Luisa Gabriela de Saboya. Los ciudasanos estaban  contentos porque después de cuarenta y seis años, un infante de la Casa Real había nacido en España.  los siete años de edad quedó huérfano de madre y una rígida tutela a cargo de la princesa de Ursinos y del desamor de su madrasta, Isabel de Farnesio, hicieron que su infancia fuera triste y desgraciada.
El siete de abril de 1709, es proclamado Príncipe de Asturias en las Cortes reunidas en el monasterio de los Jerónimos de Madrid.
A los siete años se quedó huérfano debido a la muerte de su madre María Luisa Gabriela de Saboya. Tuvo una rígida tutela a cargo de la princesa de los Ursinos y contó con el desamor de su madrastra, Isabel de Farnesio, hicieron que su infancia fuera triste y desgraciada.
Luis contrae matrimonio en Lerma (Burgos), el 20 de enero de 1722, teniendo solamente quince años,  y la elegida es Luisa Isabel de Orleáns, que era hija de Felipe II de Orleáns que tenía doce años.
Luis descubre una relación amorosa de su esposa con una doncella. Como consecuencia de todo esto, Luis realizaba frecuentes salidas nocturnas por los barrios de prostitutas de Madrid.
Mientras Luis se afanaba en comprender qué ocurría en la cabeza de su esposa; otro loco, su padre, arrojó inesperadamente su Corona sobre él en enero de 1724.
Finalmente, el Rey ordenó el encierro de su esposa en el Palacio Real. Como relata Alejandra Vallejo-Nágera en «Locos de la Historia» (La Esfera de los Libros, 2006), el hartazgo tuvo lugar tras una recepción pública en la que la soberana se desnudó y empleó su vestido para limpiar los cristales del salón. «No veo otro remedio que encerrarla lo más pronto posible, pues su desarreglo va en aumento», escribió el joven Rey a su padre.
El encierro de casi dos semanas hizo recapacitar a la joven, que envió varias cartas a Luis pidiéndole perdón. Su arrepentimiento quedó patente cuando la pareja real enfermó de viruela, a mediados de agosto. Luisa Isabel de Orleans sobrevivió a la enfermedad y permaneció al lado de su marido hasta su último suspiro. Siete meses después, con su repentina muerte el 31 de agosto, terminó el reinado de Luis I. Reinó solo siete meses.
La reina viuda Luisa Isabel fue enviada de regreso a Francia, debido a que gozaba de pocas simpatías en la Corte española.

Y esta es a grandes rasgos del primer monarca Borbón madrileño

martes, 5 de junio de 2018

PALACIO DUQUE DE FRÍAS Y UCEDA

Diego Pacheco Téllez-Girón Gómez de Sandoval, XV duque de Frías y Uceda, encargó en 1807 su palacio de la calle del Barquillo esquina a la del Piamonte, al arquitecto  Manuel  de laPeña y Padura.
El XV duque de Frías, fue un aristócrata y político español, de los que en la guerra de la Independencia española optaron por el bando napoleónico y han pasado a la historia con la denominación de afrancesados.
En 1792 fue designado para el influyente, por su cercanía al monarca, cargo cortesano de Sumiller de Corps de Carlos IV de España y, después, fue embajador en Portugal.
A partir de 1808 ocupó altos cargos en la administración como Mayordomo mayor de José I Bonaparte. Fue uno de los principales agentes de la comisión redactora de la carta otorgada conocida como Constitución de Bayona, de 8 de julio de 1808.

jueves, 31 de mayo de 2018

LA MONJA DE LAS LLAGAS ( CUARTA Y ÚLTIMA PARTE)

El segundo atentado a sor Patrocinio tiene por escenario el locutorio del convento de
Aranjuez. Esta vez el agresor está dispuesto a no fallar y dispara consecutivamente a
corta distancia. Pero de nuevo la monja sale ilesa. Como un eco de los disparos, del Congreso surgen también protestas incandescentes contra «la influencia perniciosa ejercida
por sor Patrocinio ».

SOR PATROCINIO EN EL EXILIO

En la madrugada del 18 de septiembre de 1968, veintiún cañonazos de la fragata Zaragoza, anclada en Cádiz, anuncian el destronamiento de Isabel II. El 19, en la bella ciudad andaluza, se lanzaba un manifiesto revolucionario, en el cual se hacían grandes acusaciones a la reina y preveían la necesidad de un «gobierno provisional que represente a todas las fuerzas vivas del país, asegure el orden en tanto que el sufragio universal eche los cimientos de nuestra regeneración social y política ». El encuentro de las fuerzas reales con las revolucionarias, mandadas por el general Serrano, tuvo lugar en el pueblo cordobés de Alcolea. Las tropas de
Isabel II no tardaron en un irse al ejército revolucionario. que prosiguió su marcha a Madrid. La reina, que estaba veraneando en San Sebastián cruzó la frontera el 30 de sep￾tiembre. en medio de la indigerencia general. Iba acompañada de su servidumbre y del P. Claret. En Francia se instalaron en el castillo de Enrique IV, fundador de la dinastía de los Barbones que puso a  su disposición la emperatriz Eugenia de Montijo.
El convento de las Concepcionistas se ve asediado por una muchedumbre agresiva, que
denuesta y amenaza a sor Patrocinio. Entre la lluvia de piedras estallan mueras a la «monja de las llagas» . El arzobispo de Toledo aconseja a sor Patrocinio que se marche a Francia. Cuando el Gobierno ordena su detención la monja ha cruzado la frontera. EI4 de octubre llega a Bayonne . Varias comunidades de Concepcionistas son expulsadas del país y a fines de 1868 la mayor parte de sus compañeras se han reunido con ella en tierra
francesa . De Bayonne se trasladan a Bonneuil, más allá de París, cuyo castillo ha adquirido gracias a la venta de joyas procedentes de obsequios religiosos. Es la primera fundación
de sor Patrocinio en Francia . Poco después recibe la visita de Alfonso XII y de su madre
Isabel II.
Pero la tranquilidad dura po￾co. En 1870 estalla la guerra con Prusia. Sor Patrocinio decide evacuar la comunidad del castillo de Bonneuil. y pocas horas más tarde se alojan en él
oficiales prusianos. En París se juntan con la comunidad de Montmorency. La «monja de
las llagas» acaudilla medio centenar de religiosas. completamente desprovistas de
medios.
Pasan los años, ya está Alfonso XII en el trono.
Al poco tiempo, el arzobispo de Toledo, asistido por Alfonso XII, que sufraga los gastos del
viaje, autoriza su regreso a España. Mientras la comunidad sigue viaje a Aranjuez, el 21 de enero de 1877, sor Patrocinio, acompañada por el conde de Losa y don Juan Antonio Quiroga, llega a Guadalajara.
A dos pasos de la muerte, en mayo de 1890, aún trata de fundar una comunidad en San
Clemente de La Mancha. Y, a punto de extinguirse, inicia la reforma de un beaterio de
Granada. Sor Patrocinio, tan amada y tan odiada, que con el montaje de sus sangrientas
llagas llegó hasta el trono, donde durante tanto tiempo movió, desde su convento y en
nombre de Dios, los hilos del tinglado palaciego y explotó la credibilidad de las gentes
sencillas con su farsa esperpéntica, moría en la madrugada del 27 de enero de 1891.

LA MONJA DE LAS LLAGAS (TERCERA PARTE)

LA SENTENCIA

EI 25 de noviembre de 1836,el juez dictaba la sentencia de la causa seguida a sor Patrocinio, acusada de haberse prestado ...." a la impostura y artificio de la impresión de las llagas, cuyo origen natural se había intentado atribuir a milagro del Altísimo ". Por todo lo cual se la condenaba a sufrir destierro en un convento que distara 40 leguas de la Corte. Sus compañeras de claustro, su confesor y demás religiosas que contribuyeron a divulgar el suceso, quedaban absueltas.
Era sor Patrocinio una mujer de 25 años. A esa edad su nombre había llegado a todos los rincones del país. A su juventud unía belleza, de grandes ojos rasgados, de poderosa mirada, no exenta de "dulzura, suavidad y aquel conjunto de cosas que roban la atención de quien la trata", según declaró en el proceso una de sus compañeras. El lugar elegido para el destierro es Talavera de la Reina. El convento, el de las Concepcionistas Calzadas de la Madre de Dios. En este retiro, primer destierro de los muchos que sufrirá a lo largo de su ·existencia , enferma a poco de llegar y es trasladada al de Torrelaguna. Allí la "monja de las llagas" escribirá su «Ejercicio Manual a María Santísima del Olvido, Triunfo y misericordia, por la más humilde de sus hijas, sor Dolores María del Patrocinio». Impreso de orden de S. M. y de Su Real Casa. 1860.
Sor Patrocinio sufrirá destierro hasta 1844 y permanecerá alejada de Madrid nueve años.
En septiembre se reincorpora a su comunidad, alojada ahora en el convento de La La￾tina. La monja que vuelve del destierro es acogida con gran￾des muestras de alegria y de fervor. No se la ha olvidado, el escándalo ha fortalecido su popularidad. En tal ambiente no tardan en reproducirse las llagas. Pero ahora no es necesario exhibirlas y por lo tanto aplicarse la bolsita de la reliquia. Basta con que se vende aparatosamente las manos.
La popularidad de sus enigmas reverdece con singular empuje. De todas partes em￾iezan a afluir consultas y solicitan sus consejos. La propia Infanta Maria Luisa Carlota, en su lecho de muerte, pide tener a su cabecera la imagen de la Virgen del Olvido, que descendió desde el cielo a las manos de sor Patrocinio. Otro día recibe la visita de doña María Cristina y de sus hijas. doña María Fernanda e Isabel ll.  El prestigio de sor Patrocinio   crece de día en día. El 28 de octubre de 1845, la comunidad se traslada del convento de La Latina al de Jesús Nazareno, cedido por el duque de Medinaceli. La "monja de las llagas" es nombrada maestra de novicias.

EL PRIMER ATENTADO

Una fría mañana de enero de 1848, llama al tomo del conven to un señor que pide ver a sor Patrocinio, para un asunto de gran urgencia. Tras algún titubeo, la maestra de novicias se decide a bajar al locutorio acompañada de la abadesa . Apenas la ve aparecer, el desconocido saca una pistola y dispara sobre las monjas. que escapan ilesas. Pero días más tarde, victima de susto, fallece la vieja abadesa. El 7 de febrero es elegida, en su puesto, la sobreviviente del atentado. Las primeras personas que felicitan a sor Pa￾trocinio son la reina Isabel II y el rey consorte. don Francisco de Asís, grandes amigos suyos. En el reinado de Isabel 11 la figura del confesor como la del consejero, gozaron de un prestigio excepcional. Los liberales lucharon tenazmente contra su nociva y prepotente influencia . Aparte del poder que ejerció el oscuro personaje del P. Fulgencio.los santos oficiales de la «Corte de los Mila￾gros» fueron sor Patrocinio y el P. Antonio María Claret. La soberana, de vida tan poco ejemplar, y su consorte, en perpetua desavenencia, se esforzaron en dar a su gobierno una imagen cristiana que «borrara en lo posible las impiedades» liberales. De ahí que los santos cortesanos tuvieran
tan marcada ascendencia en palacio. Sor Patrocinio fue íntima amiga, confidente y consejera del matrimonio. Bermejo, en su Estafeta de Palado, carta VI, escribía: " Se
murmuraba que don Francis￾co, por las frecuentes visitas y a horas desusadas, que hacía a
sor Patrocinio, hubo de tener con ella apegamientos fuera de modo, que debilitan en mucho la san tidad de la monja y la fe del adorador ... ",
Según las fluctuaciones de la política española, la monja recuperaba su influencia en palacio, cuando gobernaban los moderados, apostólicos o carlistas, o se veía obligada a salir de nuevo .al destierro, si subían al poder los progresis￾tas. La auxiliaban en estos menesteres extrareligiosos el padre Fulgencio, confesor del Rey, hombre limitadísimo, pero provisto de sinuosa habilidad aduladora. Las intrigas de la monja la indispusieron a veces con los dos bandos, como ocurrió con el complot del ministerio llamado «refámpago», el 19 de octubre de
1849, que sólo duró 24 horas.
Por el Madrid chusco pululaban romances, coplillas y versos, que el pueblo divulgaba con generosidad y sarcasmo:

Temo que el cetro se convierta en báculo
y el Estado, hoy caduco, muera ético
si otro escolapio en ademán ascético
logra ser rey cónyuge el oroculo.
Venero a Dios, vero al Tabernáculo.
mas no a hipócrita sor, que con emético
llagas remeda, a cuyo humor. herpético
fue quizá el torpe vicio receptáculo.
¿Cuestión de religión lo que es de clínica?
¿Y a darnos leyes desde el torno? iCáscaras ... !
Esto na se tolera ni en el Bósforo.
Mas, si la farsa demasiado cínica se repite, caerán todas las máscaras
y arderá España entera como un fósforo.

Al triunfar de nuevo Narváez, intenta detener a sor Patroci￾nio. Pero la monja se acoge a la
clausura del convento de Jesús, de donde no puede salir más que con el visto bueno del
vicario de la Orden, y éste se niega a darlo, sin el consentimiento del Nuncio. Al fin logra encararse con la monja, que aparece ante el general con un crudfijo en las manos, en actitud teatralmente hierática .Pocos días después era trasladada al convento de Santa Ana, en Badajoz.

OS ESPERO EN EL PRÓXIMO CAPÍTULO