viernes, 21 de octubre de 2016

LA CAVA BAJA

De Puerta Cerrada
A la plaza del Humilladero

Esta es la verdadera Cava, la Cava prestigiosa. Una de la vías más tipicas. Algo que no es de la Villa misma, sino que fue la representación en ella de los pueblos de la comarca.

Cuando era salida para caso de guerra, pasaba por debajo de la llamada Puerta de Moros, y por ella escaparon los árabes cuando la toma de Madrid por Ramiro II, y luego cuando la conquista definitiva por Alfonso VI. Y en la irrupción que hizo en esta Villa el moro Alit, por la Cava Baja, huyó, entre otros cristianos, San Isidro Labrador.

Fue llamada Cava de San Francisco, por salir en dirección al convento por el patriarca, y finalmente fue cegada la mina, porque se convirtió en guarida de malhechores.

Esta es la calle de las posadas históricas y bien nombradas, hoy reconvertidas en otro tipo de negocio, Posada de la Villa, posada del Dragón, posada del León de Oro, posada de San Isidro, el mesón del Segoviano, etc. En la posada del Dragón, cuyo nombre recuerda el blasón que había sobre Puerta Cerrada, es donde estuvo desde tiempo inmemorial el "peso de la harina", y en la que se estableció desde el siglo XVI el Pósito de la Villa, hasta que fue trasladado al edificio construido con ese fin entre el prado de Recoletos y la Puerta de Alcalá ( damos como referencia de situación el Palacio de Linares).

En una posada de la Cava Baja se alojaron los cinco jacobitas que vinieron a Madrid para dar muerte al embajador Cronwell, Antonio Aschman, que había decidido con su voto en el Parlamento inglés la muerte del rey Carlos I. Y por todos esos mesones ha pasado toda la vida transhumante de España, hasta que el ferrocarril acabó de sustituir a carromatos y galeras. Hasta la mitad del siglo XX, aún servía de parada a los vecinos y labriégos de aldeas y tierras de los lados de la carretera de Extremadura.

En los paradores de la Cava se trataban la cotización del trigo y del vino de Méntrida o de Sevilleja, y se chalaneaba el precio de las caballerías que habían de feriarse los jueves en el mercado del paseo de los Pontones.

( Pedro de Repide Las calles de Madrid)

En el siglo XIX
Años 40 del siglo XX
En el año 2016

No hay comentarios: